Una muerte casi buscada margaritas marchitas
Inicio » Noticias » Alcohol » UNA MUERTE CASI BUSCADA

UNA MUERTE CASI BUSCADA.

Una muerte casi buscada. No me gusta regodearme en historias que por la mala cabeza y tozudez de algunos llegan a un final temprano y sin dolor.

Yo tuve un amigo, no de los de barra, de los de verdad, nuestras vidas fueron casi paralelas, juventud con todo lo que esconde y lo que te enseñan, novias, amigos, padres, todos éramos conocidos los unos con los otros, vamos gentes muy normales.

Una muerte casi buscada, por aquel entonces.

Era obligación cumplir con la patria año y medio, todos o la gran mayoría fuimos reclamados por los ejércitos de España, había que hacer la mili, dicho y hecho.

Nos dispersaron por todas las provincias de esta nación y dejábamos atrás muchos recuerdos y algunos grandes amores.

Una muerte casi buscada asarex

El tiempo hizo aflorar.

Añoranzas, recuerdos de los de no olvidar y más de una vez la comida de casa, pero lo que más ansiabas, eran las cartas, si eran de ella una inquietud y a la vez tranquilidad te recorría todo tu cuerpo, te decías, aun me espera.

Por desgracia, mi amigo, recibió lo que nadie deseaba, una carta con flechas de cupido pero envenenadas, el gran amor se rompió y salió de su vida, le decía que había conocido al hombre que deseaba en su vida.

El cambio de este hombre fue arrollador, se sumergió en la bebida y no escuchaba a nada ni a nadie, los primeros tiempos a pesar de sus borracheras, solía hablar con alguien, en el trabajo, como los mudos, cariz bajo sin llamar la atención, solo de vez en cuando, algún graznido como un cuervo herido.

El tiempo hizo fermentar a este hombre.

como todo buen vino, gustas siempre a quien se lo bebe, socializo con gentes como el que ahogaban sus desdichas en alcohol, mujeres de vida fácil, seres que buscan el que alguien les pague el trago para reír un rato, todo lo peor de ese barrio, los únicos que arropaban y elogiaban a mi amigo, mientras pagaba.

Advertido por el médico, tendiéndole la mano muchísimas veces, lo único que decía, iros a la………….

Ya iba en silla de ruedas, tenía todos los males, los pidió y el alcohol se los dio, hasta el día de su muerte, falleció en su bar, con su gente, amigos comprados que no se enteraron de nada hasta que llegó su hora.

LAS PENAS AHOGADAS EN ALCOHOL, DE MOMENTO LAS APAGA, PERO SE CONVIERTEN DESPUÉS EN MAS PENA

Os aconsejamos la lectura de este libro si pertenecéis a una asociación o fundación de ayuda

Mokup pequeñas historias de alcoholismo Hoy querría comentar. Asarex

Un comentario de pequeñas historias de alcoholismo.

Impactante. Pues escribo ya lo que opino, porque me lo he leído de tirón. Pequeñas historias, algunas de ellas conmovedoras, otras intensas, otras increíbles, pero todas ellas con un nexo común. Una vivencia en primera persona de los sentimientos, circunstancias y con una óptica más explicativa que escusante. Me parece de lectura obligada para la concienciación de que esto es muy habitual y que cuanto más informado se esté, mejor. Sobre todo te deja muy claro hasta donde se puede llegar, prácticamente sin darte cuenta.

Fundación Dr. Valero Martínez – ASAREX –   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡El contenido está protegido!