La luz apagada de una mujer foto cara mujer asarex

LA LUZ APAGADA DE UNA MUJER

Inicio » Noticias » Alcohol » LA LUZ APAGADA DE UNA MUJER

LA LUZ APAGADA DE UNA MUJER

La luz apagada de una mujer. Cuentan los adivinos y algún profeta, que fueron creadas de la costilla de un hombre, pues bien, de las mías no, porque las tengo todas, broma.

Recuerdo que de chica, esta mujer, lucía muchos rizos en el pelo, siempre atado, la frente despejada, enseñando unos pendientes largos de estrellas que con el sol brillaban, siempre riendo, alegre, contagiaba a quien estuviese a su alrededor, vamos la alegría de la calle.

LA LUZ APAGADA DE UNA MUJER

La luz apagada de una mujer cara mujer con botella alcohol Asarex

Yo por cosas de la vida, estuve ausente, tarde en regresar a mi barrio más de treinta años, lo que se tarda en hacer una familia y destruirla, dejarla en la ruina y enfadada con quien en su día fue el marido, padre y hombre mejor del mundo, ese es el diploma que te da el consumo de las drogas, te deja en la estacada y solo sabe decir lo que te espera.

Como por el huésped, me quedé en la calle, tuve que recurrir al amparo de mi madre, a mi viejo barrio, los recuerdos de aquellos días, me vinieron a la mente, había gente nueva, tantos años no pasan en baldes, pero mi curiosidad era casi inquietante, que habrá sido de esta chica, qué suerte habrá tenido, seguro que mejor que a mí.


El día 15 de Mayo, fiesta de San Isidro en Madrid, entre la verbena y la gente me pareció ver a alguien que tenía sus mismos rasgos, casi seguro que era ella, pero no podía ser, esa llevaba uno pelos y vestía como una pordiosera, vamos que la despacharon de allí, vi como una chica la increpaba y ella se fue.

No pude por más y le pregunté a la chica, los datos, las señas y de quien se trataba, la respuesta sonó como un cañonazo en mis oídos, una desgraciada drogadicta, esas palabras me dejaron reconcomiéndome por recordar lo que yo en tiempos fui al verme en su puesto, un temor como nunca había sentido jamás, esa imagen era yo en el tiempo, un completo despojo.

LAS CASAS SIN VENTANAS.

A la mañana siguiente, fui a su guarida, la puerta abierta, para no levantarse para abrir, a ella tirada en la cama, no se distinguía si había sabana, la encimera de la cocina, entre latas, platos, pocos, y alguna cuchara, era como los montones de basura, un olor conocido a vomitina fue lo que me dio el diagnóstico de la situación, habíamos acabado los dos iguales.


La hice levantar, y cuando me miro, eran unos ojos apagados, vacíos, sin luz, sin expresión de ningún tipo, alguien a quien no te apetece mirar, se había abandonado a lo que digan las drogas, para qué decidir y seguro que alguna vez deseó irse sin ruido, para no molestar. Afortunadamente le pude ayudar, hoy ya brilla con luz propia

CUANDO ENTABLAS UNA GUERRA, TIENES QUE CONOCER A TU ENEMIGO, PUES SI NO SABES DE QUÉ VA, TE QUITARA TODO, LAS DROGAS SON EL ENEMIGO, CONÓCELAS.

DA EL PASO RECUPERA TU VIDA Y DE LOS QUE QUIERES DEPENDE DE TI.

Ayuda por video llamada

La luz apagada de una mujer mujer en videollamada Asarex

La atención a la salud del enfermo alcohólico y sustancias es esencial, pero a menudo enfrentamos desafíos como la distancia geográfica y las limitaciones de movilidad que impiden que las personas accedan a servicios terapéuticos. Es aquí donde nuestro proyecto cobra relevancia.

Si tienes un problema con el alcohol y sustancias pero no tienes en tu lugar de residencia acceso a la ayuda que necesitáis tú y tus familiares, desde nuestra Fundación, y con nuestra experiencia ayudando a enfermos y familiares, te ofrecemos un servicio de video llamada con un responsable de terapia para favorecer tu rehabilitación.

Os aconsejamos la lectura de este libro si pertenecéis a una asociación o Fundación de ayuda

Mokup pequeñas historias de alcoholismo Hoy querría comentar. Asarex

Un comentario de pequeñas historias de alcoholismo.

Impactante. Pues escribo ya lo que opino, porque me lo he leído de tirón. Pequeñas historias, algunas de ellas conmovedoras, otras intensas, otras increíbles, pero todas ellas con un nexo común. Una vivencia en primera persona de los sentimientos, circunstancias y con una óptica más explicativa que escusante. Me parece de lectura obligada para la concienciación de que esto es muy habitual y que cuanto más informado se esté, mejor. Sobre todo te deja muy claro hasta donde se puede llegar, prácticamente sin darte cuenta.

Fundación Dr. Valero Martínez – ASAREX –   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡El contenido está protegido!