grifo de cerveza, litros de alcohol Asares

LITROS DE ALCOHOL

LITROS DE ALCOHOL, corren por mis venas, mujer.

Litros de alcohol. No tengo problemas de amor,

Lo que me pasa es que estoy loco por privar…

Esto cantaba Ramoncín.

Y, sin quererlo, dio con precisión en la tecla de mi problema.  El problema de muchos LITROS DE ALCOHOL.  De un problema devastador para quien lo sufre y de horror para quien quiere a esa persona que “está loca por privar”.

Cuando yo era joven se escuchaban docenas de canciones de los grupos de moda en los que se exaltaba el hecho de beber o emborracharse, como un bien en sí mismo.

Desde, los bares “lugares tan gratos para conversar” de Gabinete Caligari, pasando al “quiero beber hasta perder el control”. Que cantaban Los Secretos; o el más jocoso “creo que me he bebido más de cuarenta cervezas hoy…” de Los Toreros Muertos… y no sigo porque el espacio es limitado.

Hoy, no sé qué canciones escucharán los jóvenes.

Pero seguro que, al igual que hace cuarenta años, muchos de ellos se inician en el mundo del alcohol de forma festiva y despreocupada sin saber que pueden llevar en su genética (o en su personalidad, ¡vaya Vd. a saber!) esa “locura por privar”. 

Una desgracia para quien padezca dicha locura, de la cual no debería hacerse ningún elogio, sino tan sólo lamentarla.   Y prevenirse contra ella.

Porque, sí: Ramoncín acertó de pleno, al menos en lo que a mí respecta.   Soy alcohólico y estoy loco por privar.   Loco de atar.  Hasta el punto de que, si por un momento olvidara mi locura y me creyera cuerdo –como, desgraciadamente, ya me ha sucedido- se volverían a desatar en mí todos los monstruos de la vesania.   Porque como decía nuestro ilustre paisano, D. Francisco de Goya, “el sueño de la razón produce monstruos”.   Y si me bebiera una sola cerveza, después vendrían las otras treinta y nueve de forma inexorable e irracional.

Y esta locura por “privar” Litros de alcohol. (¿Cuántos cientos de palabras tenemos en español para definir el hecho de beber y sus consecuencias? ¿Por qué será?), ha llenado parte de mi vida de pesadillas; de monstruos; de desazones y de problemas. 

silueta jóvenes bailando litros de alcohol Asarex
Pero –buena noticia-.

Esta locura tiene curación.  Y sencilla.  Es una locura paradójica, diferente a las demás, porque basta con usar la propia razón contra ella para que, con un tantico de esfuerzo y voluntad, la podamos dejar dormida en un rincón del pasado de nuestra vida, aunque siempre esté al acecho.

Así es: para volver a la cordura, no hay más que caer en la cuenta de que estamos privados de razón “por privar”, y que ello nos priva de lo mejor de la vida (¡vaya juego de palabras!).  Así que, una vez tomada conciencia de ello, está dado el primer paso, quizá el más difícil de conseguir.  Luego vienen otros muchos: uno cada día para el resto de nuestra vida, que es tan sencillo como no beber alcohol ese día concreto.

La verdad es que los primeros de esos pasos que nos aguardan para el resto de la vida, son más duros.  Es lógico; como quien ha estado un tiempo con una pierna escayolada, el alcohol nos ha castigado, nos llama cada día invocando nuestra locura y ha dejado debilitada nuestra personalidad, voluntad y autoestima.  Pero para eso tenemos muletas y ejercicios de rehabilitación para fortalecer el músculo de nuestro ego que hemos dejado atrofiar durante ese viaje delirante por los bajos fondos del alcoholismo: medicación, apoyo familiar y terapia de grupo.  Ésa es nuestra “fisioterapia”.

Y, sí: al final volvemos, no sólo a caminar, sino a correr, saltar y dar zapatetas.

Pero sin olvidarnos de que, en una cueva profunda de nuestro ser, se acurruca y permanece para siempre “la locura por privar”. 

Fundación Dr. Valero Martínez -ASAREX-   

Queremos y podemos ayudarte.

1 comentario en “LITROS DE ALCOHOL”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡El contenido está protegido!